Publicada en

Aguaje, la fruta de la belleza

Aguaje, fruto

El aguaje (Mauritia flexuosa) es uno de las plantas más representativas de la Amazonía Peruana, crece silvestre en los pantanos de las zonas inundables y en los vallecitos de quebrada de las zonas de altura. Los ecosistemas donde predomina la planta, son conocidos localmente como “aguajales”.

 

Aguajal, Tumbes
Aguajal, Loreto

Conocido también como moriche y buriti, el aguaje es considerado “el árbol de la vida” y un símbolo de la inmortalidad. Los Cocama-Cocamilla lo llaman “árbol de pan”, ya que tanto la población como muchas especies de la fauna terrestre y acuática dependen de sus frutos para alimentarse. Adicionalmente, algunas aves, como loros y guacamayos, usan el tronco de las plantas muertas de aguaje para hacer sus nidos.

Desde tiempos inmemoriales la población nativa hace un uso múltiple de esta palma, especialmente el pueblo achuar de la amazonia peruana consume los frutos cuya pulpa es altamente nutritiva y contiene proteínas, grasa, vitaminas y carbohidratos. Se come fresca directamente o se usa para fabricar bebidas como el carato de moriche e incluso para hacer un dulce llamado turrón de moriche; y para extraer aceite. El tallo tierno se puede cortar para extraer palmitos comestibles, y de las hojas se extraen fibras para fabricar cordeles, cestas, chinchorros y otros objetos. En los troncos caídos crían las larvas comestibles de “suri“.

Aguaje, fruto
Aguaje, fruto

suri
Suri

Propiedades del aguaje

Esta fruta amazónica tiene un agradable sabor y es de alto consumo en las poblaciones donde germina, sobre todo en Perú. El Aguaje logra en la mujer ser no solo un reconstituyente físico, sino que realza la belleza y la exuberancia del cuerpo femenino, incrementa la libido y la fertilidad femenina, promueve el balance hormonal, combate los síntomas de la menopausia, favoreciendo la salud integral.

Esta maravillosa fruta amazónica aumenta y optimiza el desempeño de las hormonas femeninas mejorando la salud interna y externa (cuerpo, piel y cabello), ademas contiene de 21 a 38 veces más Provitamina A que la zanahoria, de 25 a 31 veces más Vitamina E que la palta (aguacate), y la pulpa de aguaje iguala a la naranja y el limón en contenido de Vitamina C.

El aguaje puede actuar como un modelador de la figura femenina por la presencia de sitosterol que es un precursor de las hormonas femeninas del tipo esteroides (esteroles naturales). Los estrógenos constituyen las hormonas sexuales de la mujer, cuanto mejor sea el nivel y calidad de estas sustancias en el organismo, mejor será el estado físico general de la mujer. Desde su piel y su cabello, hasta su silueta y sus períodos menstruales.

Los fitoestrógenos, desencadenan toda una serie de procesos fisiológicos característicos sobre los órganos dependientes de su estimulo (vasos sanguíneos, tejido óseo, sistema nervioso central, etc.). El consumo de fitoestrógenos reduce significativamente los lípidos y lipoproteínas en pacientes con niveles elevados de colesterol y mujeres sanas, mejoran los síntomas climatéricos y disminuye el riesgo de algunas enfermedades que aparecen en la mujer a partir de los 50 años. Los fitoestrógenos constituyen una forma de tratamiento hormonal natural de la menopausia sin los inconvenientes de los estrógenos.

Se destaca por tener propiedades altamente nutritivas, dentro de las cuales destacan:

• Rica en aminoácidos esenciales para el cuerpo (proteínas vegetales).
• Contiene aceites naturales vegetales con propiedades excelentes para la piel.
• Es rico en antioxidantes, los cuales ayudan a rejuvenecer y regenerar las células de forma efectiva, evitando el deterioro prematuro de estas.
• Rico en fitoestrógenos (hormonas vegetales).
• Es un potente depurativo, ayuda a mantener la sangre e intestinos libres de toxinas, gases y residuos grasosos innecesarios.
• Muy elevado contenido de vitaminas y minerales, los cuales nutren a profundidad el cabello, la piel y las uñas.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario